countries-images

Turismo cultural

El turismo es un fenómeno mundial en crecimiento vinculado a los recursos culturales y naturales. Es un recurso importante para la región centroamericana porque en torno a él se desenvuelven múltiples actividades capaces de representar oportunidades de desarrollo. Dado su dinamismo y las proyecciones de crecimiento a nivel mundial, el turismo se perfila como una de las posibilidades de diversificación de la economía y de aprovechamiento de activos y servicios. Asimismo es un fenómeno cultural donde se da el encuentro entre la cultura receptora y la del visitante en un espacio de intercambio.

Hasta el momento, en Centroamérica los Estados se han encargado del sector cultural, no como facilitadores si no haciendo intervenciones dirigidas al manejo de espacios y lamentablemente, las investigaciones y el presupuesto destinado al sector cultural se ha mantenido limitado. Sin embargo, la región es un caleidoscopio cultural y en este sentido, al considerar la cultura como un eje para el desarrollo, es factible planificar propuestas turísticas que surjan de las características sociales, culturales, económicas y necesidades de las comunidades.

El turismo requiere de una inversión sostenible en cultura lo que representa un reto para los países de la región Centroamericana, pues existen otras múltiples situaciones urgentes que atender por los Gobiernos. Sin embargo, la inversión en cultura puede ser parte de la planificación en la agenda de desarrollo con la activación de la vida cultural, la profesionalización de gestores culturales y guías turísticos.

Asimismo, la oferta turística debe desarrollarse desde una perspectiva de aprovechamiento sostenible del patrimonio. Los recursos culturales y naturales. La cultura es el espacio social depositario de los procesos identitarios y de valores, el turismo repercute como actividad en ella así como en el territorio en general, la visita del turista irrumpe en un sistema de relaciones que es accesado en su integridad. De este modo, se hace apremiante velar por un acuerdo dentro de las comunidades para definir qué es adecuado incluir en la oferta turística para favorecer las oportunidades económicas, sociales y culturales que de ella derivan, así como marcar los límites que se pondrán para evitar una invasión desgastante del turismo.

La oferta turística también debe respetar a las características y valores culturales de la comunidad donde será implementada, para así satisfacer las necesidades de desarrollo de acuerdo a los parámetros culturales locales. Asimismo, es indispensable propiciar una lógica distributiva equitativa del bienestar y de las oportunidades surgidas a partir de la actividad turística, así como favorecer el intercambio de sectores productivos locales. En consecuencia, en esta lógica distributiva es necesario considerar a los grupos de población en situación de riesgo; las mujeres, los desempleados y los jóvenes, ya que son sectores vulnerables a las problemáticas regionales y por tanto elementos indispensables a integrar en esta lógica.

Una propuesta de turismo cultural elaborada para satisfacer las necesidades de la comunidad y procurar el bienestar humano en su integralidad, implica la fundamentación de la propuesta desde la realidad social, en consecuencia requiere la concordancia entre la imagen país que se proyecta a nivel internacional con la realidad cotidiana experimentada en cada del país.

Por medio del turismo cultural se propician espacios de intercambio cultural entre visitantes y locales, para estos últimos plantea un nuevo balance de los diferentes usos dados al patrimonio cultural, recursos naturales y culturales, supone generalmente cambios en ellos o en las relaciones que establece con ellos la comunidad, estas variaciones deben darse desde la valoración de lo propio como una cultura valiosa y de interés, en un ambiente de respeto y comprensión intercultural.
image

Honduras

Auhya Yari Wakia-Las raíces de Puerto Lempira

14. Danzas Garifunas en Honduras

pdf